SANANDO

Ayer, una pequeña herida se abrió en su corazón..
Y sangró.

Recordó lo que había guardado en el baúl más oculto.. oculto hasta de ella…
Dejó salir resentimientos viejos, oxidados…
Dejó salir dolores antiguos, inconclusos, abandonados.
Dijo lo que entonces..no pudo decir..no sabía decir…

Sintió como su pecho explotaba otra vez con la intensidad de lo que no pudo gritar cuando fué su momento.
Lloró lo que no pudo llorar..
Tembló y tembló…del miedo que no pudo dejarlo sentir antes.

Un ángel humano le acompañó..
Escuchó, no la dejó un instante..
Mientras atravesaba este duro paso en su proceso de sanación.

No siempre sanar son luces y colores mágicos.
A veces es tan simple y humano como atravesar ese dolor de nuevo..
esta vez consciente.. esta vez sosteniéndote en los brazos del amor.

“…Sanar es también darte la oportunidad de procesar aquel dolor que nunca la tuvo…”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .